SportZone vuelve a España y desafía en precios a Decathlon

Posted on

Han pasado ocho años desde que salió de España para reestructurar su negocio y ahora vuelve para desafiar a Decathlon con una red de establecimientos de material deportivo. SportZone, filial del grupo industrial portugués Sonae, se embarca de nuevo en la expansión ibérica con el establecimiento que la próxima semana abrirá en el centro comercial Islazul, en el madrileño barrio de Carabanchel.

Su objetivo es contar con otras tres tiendas a lo largo de 2008 (en Ferrol, La Coruña y Zaragoza) y alcanzar entre 20 y 25 locales antes del año 2010. Cada punto de venta conlleva un inversión de entre 2 y 2,5 millones de euros. Así, Sonae invertirá ocho millones este año y más de 62 millones de euros en los próximos dos ejercicios, si cumple sus previsiones de expansión.

‘SportZone nació en 1996 y ya entonces pensábamos que nuestro mercado doméstico era la península Ibérica’, apuntó Pedro Pereira, director general de SportZone en España y Portugal. ‘En 1999 abrimos tres tiendas en España (en Málaga, Valencia y Sevilla), pero en el 2000 decidimos concentrarnos en el mercado portugués para ver qué habíamos hecho mal’, señaló durante la presentación del nuevo proyecto de SportZone. Detrás de este repliegue no estaba la falta de adaptación al mercado español. ‘En 2000 el negocio no funcionaba ni en España, ni en Portugal, la gente decía que teníamos unos productos muy caros’, asumía Pereira. ‘Ahora en Portugal crecemos un 15% cada año’, afirmó. ‘Llevamos un año viendo el mercado español y no hay nadie que tenga nuestra oferta’, explicaba Pereira.

El máximo responsable de SportZone no revela cuáles son las previsiones de ventas del grupo para su proyecto español, que posteriormente se lanzará en otros países. Sin embargo, sí asume que la rentabilidad no llegará en el primer ejercicio. ‘Estamos preparados para perder dinero en los primeros años’, aseguró. En cuanto al negocio portugués, donde a finales de 2007 contaba con 58 establecimientos, obtiene un volumen de negocio de 174 millones, pero en 2008 prevé alcanzar los 200 millones.

Si hace ocho años los altos precios fueron la causa del repliegue de la enseña de distribución, ahora SportZone quiere competir posicionando su gama de marcas propias dentro del segmento más barato. Su intención es mantener el mismo precio que fija en sus establecimientos portugueses y, en cualquier caso, estar por debajo de sus competidores en todas las marcas. Los establecimientos de SportZone se situarán en centros comerciales, no a pie de calle, debido a su gran superficie comercial. Por ejemplo, el que abrirá en Madrid la próxima semana contará con 2.200 metros cuadrados y 55 empleados. Alrededor del 60% de su espacio de venta se destina a la oferta textil y de calzado.

El patrocinio local, la vía para darse a conocer

 

 

Como vía de fidelización y para atraer a nuevos clientes, SportZone ha decidido enfocar su estrategia comercial vía patrocinio de equipos no profesionales. Por ejemplo, en el caso del nuevo establecimiento de Carabanchel, la cadena portuguesa se ha puesto en contacto con colegios de la zona y equipos de aficionados para ofrecerles sus productos a precios especiales. Además, SportZone pondrá en marcha una tarjeta de fidelización con descuentos permanentes del 4% para sus titulares, incluyendo los periodos de rebajas. Una tarjeta que en Portugal cuenta con 600.000 usuarios y permite al grupo conocer las características de sus clientes en las distintas zonas geográficas. En función de cómo evolucione el negocio en España, SportZone también ofrecerá tarjetas de crédito.

Fuente: cincodias.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top
WhatsApp chat