Eroski ajusta cuentas a los proveedores

Posted on

El grupo reclama a la industria precios y tasas de peaje por el aumento de lineales de venta

Tasas de peaje por ser proveedor del nuevo grupo. Porcentajes sobre los volúmenes de ventas del pasado y la posible facturación en el futuro. Aportaciones especiales conocidas como los regalos de boda. Éstas son algunas de las condiciones exigidas en los últimos meses por los responsables del Grupo Eroski a los proveedores tras la compra de Caprabo. La iniciativa de Eroski fue trasladada por los proveedores del sector agroalimentario a la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), donde se ha realizado una encuesta entre los empresarios afectados.

Aunque cada caso es diferente, según se desprende de los datos comunicados por un centenar de empresas, más del 90% de los encuestados señalan que se les han exigido penalizaciones por supuestas diferencias en las condiciones de compra entre Eroski y Caprabo. En el 58%, los industriales señalan que se les pide con efecto retroactivo desde 2006. El 93% de los industriales encuestados indica haber tenido exigencias de los llamados regalos de boda, o, lo que es lo mismo, el abono de una cantidad por estar en los lineales del grupo. Ese regalo se situaría en el entorno del 3% de la cifra de negocio que tenga con el grupo.

En medios industriales se concluye que Eroski busca que parte del coste de la compra de Caprabo se la paguen las empresas

Poder dominante

Los encuestados coinciden igualmente en señalar que el conjunto de las exigencias planteadas viene a suponer entre un 3% y un 10% del volumen de la facturación. Los industriales indican que la aceptación de esas condiciones es indispensable para seguir siendo proveedor del grupo y que el rechazo de las mismas es causa para salir. Para los responsables de la FIAB, se trata de una clara situación de poder dominante de la gran distribución frente a la industria. La situación de cada empresario es diferente. La misma va desde quienes tienen un gran peso en el mercado, con una amplia oferta de productos de interés para Eroski, hasta las pequeñas empresas. En el primer caso, ambas partes han desarrollado negociaciones para rebajar las exigencias; en el segundo, algunas industrias han optado por renunciar a vender en el nuevo grupo.

Las exigencias de pagos indiscriminados de la gran distribución a los proveedores por estar presentes en los establecimientos de un grupo en función de superficie de ventas han constituido una práctica habitual en el pasado, especialmente cuando se han producido procesos de fusión o integración. En la actualidad, ese mecanismo para obtener recursos añadidos a los ingresos por ventas se mantiene la mayor parte de los casos, aunque hay variaciones sobre la regla general.

Eroski, el grupo de origen vasco, procedió el pasado año a la compra por unos 1.000 millones de euros, más otros 300 millones de deuda, del grupo catalán Caprabo. Esta operación supuso aumentar la facturación de Eroski desde casi 6.000 millones de euros hasta los 8.200 millones, lo que le sitúa como el tercer grupo español de distribución por detrás de Carrefour y Mercadona, con una cuota de mercado del 10,5%. La operación supone, además, integrar en el Grupo Eroski casi medio millar de establecimientos, de los que 272 se hallan en Cataluña y otros 119 en la Comunidad de Madrid, 31 en Baleares y 29 en Navarra.

Para los responsables de Eroski, lo que está haciendo el grupo no supone ninguna novedad y es lo habitual que se hace en la distribución en este tipo de situaciones.En Eroski se considera que la compra de Caprabo ha supuesto un importante esfuerzo inversor por parte del grupo que debe reportar beneficios para todos. La compra va a suponer más actividad para los proveedores al incrementar su capacidad de ventas. Por ese motivo, desde Eroski se entiende que las empresas deben ofrecer condiciones de cesión más ventajosas para el grupo.

Diferencias de precios

En las negociaciones con los proveedores de Caprabo que en este momento pasarían a formar parte de todo el Grupo Eroski se producen las situaciones más dispares.Con carácter general, se reclaman pagos a todos los proveedores por aumentar sus posibilidades de venta. Si en el pasado una empresa estaba aplicando unas condiciones de venta de sus productos más favorables a Eroski que a la empresa catalana, su presencia como proveedor del nuevo grupo no implica compensaciones añadidas. Sin embargo, si una empresa ha sido en los últimos años proveedora a la vez de Eroski y Caprabo, con mejores condiciones para la empresa catalana, Eroski exige equiparar esas condiciones, y además el pago de una cantidad en función de esa diferencias de precios que el grupo de origen vasco ha estado sufriendo en los años precedentes. En Eroski no ha sentado bien que empresas que les aseguraban ofrecer el precio más barato estuvieran vendiendo por debajo de ese precio a la competencia.

En medios industriales se concluye que, como en anteriores operaciones, Eroski quiere que parte del coste de la compra de Caprabo se la paguen las empresas.

Fuente: elpais.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top